Editorial

20 de julio de 2014

Bolsillos congelados

Con una baja ocupación que tuvo por techo el 50% en las ciudades más turísticas de la provincia, concluye la segunda semana de receso invernal en Córdoba. Sin dudas, las expectativas están puestas en “los porteños” que arrancan a partir del 21, y que normalmente son los más “sueltitos” a la hora de gastar en tiempo muerto; aunque todo
indicaría que los números van a seguir por debajo de los registrados años anteriores.

Imagen gentileza Secretaría de Turismo Alta Gracia)

Nuestra ciudad no fue la excepción a la realidad provincial y la
ocupación rondó el 55%. En un primer informe arrojado por la
Secretaría de Turismo, se deja en claro que los principales visitantes son extranjeros (Uruguay, Chile, Europa) y unos pocos de provincias argentinas. Aceptan que se está viviendo en paralelo la suerte de las demás ciudades y que hay un marcado receso con respecto al año pasado.
De todas maneras están convencidos de que la suerte cambiará para fin de mes y dicen estar preparándose para ello.
Si bien aún no es hora de hacer análisis, es más que evidente que la recesión ocurrida a principios de este año, la casi permanente remarca de algunos precios, y la clara incertidumbre que genera la economía de los argentinos, puso paños fríos a la iniciativa de tomarse “unos días” de vacaciones. Algunos operadores turísticos están convencidos de otro aspecto por demás importante: el fuerte sacudón en el cambio de destino de aquellos que optaron por alentar a la selección en vivo
y en directo.
Al parecer, las promociones y las ofertas llevadas adelante por la mayoría de los comerciantes vinculados al turismo y el convenio entre la Provincia con el Banco Macro y el Bancor, que promovió la utilización de tarjetas de crédito para el pago de servicios de alojamiento, gastronomía y entretenimiento, no hizo que repuntara la cosa. El frío se notó en casi todas las sierras cordobesas, aunque hubo una que se destacó positivamente del resto: Villa General Belgrano. Con la Fiesta del Chocolate Alpino, la ciudad logró más del 90% de ocupación y manifiestan estar “muy esperanzados” para lo que queda de vacaciones.
Mientras tanto, las demás se las ingenian para brindar espectáculos infantiles, shows musicales e incentivar al sector privado para que la grilla sea “tentadora” y aprovechar los pocos días que quedan. Sin dudas, el turismo es una de las gestiones que más puede aportar a sus vecinos; es cuestión de no dejar que las ideas se enfríen.

Claudia Fernández

Comentarios